Bosquejo sermón: Los Asirios

 
 

Tema: Los Asirios



Texto: Isa 10:5  “¡Ay de Asiria, la vara de mi ira! Pues en su mano está puesto el garrote de mi furor.



Introducción:

El Señor nos ha dado muchos lecciones, en forma de ejemplos referente a la Guerra especial.

Aquí tenemos unos ejemplos que nos pueden orientar en cuanto a dicha guerra.

En este pasaje de la Biblia leemos en cuanto a Los Asirios, si vamos a espiritualizar a estos Asirios, podemos verlos como Satanás con todos sus ejércitos, que se levantaron en contra del pueblo de Israel y el profeta Eliseo.



La prueba de Eliseo.

Eliseo era un prototipo del Señor Jesucristo. Esto vemos claramente en Las Escrituras.

Aquí vemos esto también en cuanto al tratar con los Asirios.

El profeta estaba en Samaria, y cada vez que el rey de Asiria planificaba algo en contra del pueblo de Israel, Dios lo reveló al profeta, y el ejército fue movilizado.

Cada vez que el rey de Asiria se levantaba para realizar un ataque de sorpresa, descubrió que el ejército de Israel ya le estaba esperando. En otras palabras Eliseo era el gran protector del pueblo de Israel.


- Como Eliseo estaba como un baluarte de protección en Samaria, asimismo también   el Señor Jesús es el baluarte de protección para nosotros.  El es nuestro escudo.

El enemigo Satanás desea atacarnos. Está elaborando sus planes y técnicas de guerra, pero no puede tocarnos, pues El Señor está en medio de su Iglesia y en medio cada creyente.

¡ Estamos bajo protección divina !


Los Asirios solamente pudieron entrar en el territorio de Israel, porque el profeta Eliseo se los permitía. Y esto fue para enseñarnos unas preciosas lecciones a nosotros.

El diablo con sus demonios no pueden atacarnos ni fastidiarnos si Dios no les da permiso. Y si Dios les permiso es que quiere darnos una fuerta razón para refugiarnos en El, y ocuparnos de la oración y en el estudio de su Palabra.


Los Asirios llegaron a Samaria.

Por la mañana el siervo del profeta se dio cuento que los Asirios habían llegado.

Se asustó y avisó al profeta.

2reyes 6:16 El le respondió: --No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos.

2Reyes 6:17 Entonces Eliseo oró diciendo: --Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Jehová abrió los ojos del criado, y éste miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo y carros de fuego, alrededor de Eliseo.


Otra lección que tenemos que aprender en cuanto a la guerra espiritual es que tenemos que tener el colirio del Espíritu Santo, para poder ver el poder y la soberanía de Dios.

Sin esto solamente vemos a los Asirios (lee: demonios) y la grandeza de sus fuerzas.

Con nuestros ojos espirituales ungidos, podemos ver la mano de Dios, su ayuda, sus provisiones, su protección y su soberanía.



2. La prueba de Ezequías.

Los Asiros invadieron a Israel en la época del rey Ezequías.

Aquí vemos un ejemplo de como el enemigo usa también tácticas de” guerra sicológica”.

Apareció Rabsaces, como un Goliat, para impresionar al pueblo de Israel.

Ya, cayó el pueblo tal, también el otro pueblo tal, etc. ¿ Cómo te ocurre pensar  que tu puedes escapar, o pelear contra mi ?

“Nosotros somos más fuertes, más poderosos, mejor rendirse en una vez a nosotros”.

Intimidaron al pueblo en su propio terreno, hasta hablando en el hebreo.


Escribieron una carta al rey Ezequías.

2Reyes 19:14 Entonces Ezequías tomó la carta de mano de los mensajeros, y la leyó. Luego Ezequías subió a la casa de Jehová, y la extendió delante de Jehová.

2Reyes 19:15 Y Ezequías oró delante de Jehová y dijo: “Oh Jehová Dios de Israel, que tienes tu trono entre los querubines: Sólo tú eres el Dios de todos los reinos de la tierra; tú has hecho los cielos y la tierra.

Aquí vemos como Ezequías está agarrando su arma espiritual, la oración.

Lleva su problema a Dios y lo coloca (y lo deja) en las manos del Señor.

Dios escuchó la oración de Ezequías, y la respuesta de Dios era impresionante.

2Reyes 19:35  Aconteció que aquella misma noche salió el ángel de Jehová e hirió a 185.000 en el campamento de los asirios. Se levantaron por la mañana, y he aquí que todos ellos eran cadáveres.


El Señor puede usar tanto un ejército como un hombre solo.

Aquí vemos que ni siguiera necesita un hombre, para derrotar a los huestes del Satanás.

Pero si quiere escuchar nuestras oraciones.


3. La prueba de nosotros en la Guerra Espiritual

Isa 8:7 he aquí que por ello el Señor hace subir sobre ellos las impetuosas y abundantes aguas del Río, es decir, al rey de Asiria con toda su gloria. El se desbordará por todos sus cauces y pasará sobre todas sus riberas.

Isa 8:8 Pasará por Judá inundando y creciendo; llegará hasta el cuello. Con sus alas extendidas llenará la amplitud de tu tierra. ¡Oh Emanuel!”


Es sorprendente que aquí encontramos la palabra: Emanuel. Esto nos da una alusión al Señor Jesús. El es el gran Emanuel, Dios con nosotros


La Iglesia y cada creyente es: La Tierra de Emanuel.  Los Asirios a veces se alborotan y quieren entrar con sus huestes en la tierra de Emanuel. Pueden hacer lo que quieren, no pueden con nosotros, pues en medio de nosotros está el Gran Emanuel, que nos guarda y proteja.


Observe lo siguiente:

Mic 5:5 ¡Y éste será la paz! Cuando Asiria venga contra nuestra tierra y pisotee nuestros palacios, entonces levantaremos contra ellos siete pastores y ocho hombres principales.

- A pesar de los Asirios que se levantan en contra de nosotros, nosotros podemos tener paz.  Es que Jesús, el Emanuel es nuestra paz.



Conclusión.

Rom 8:31  ¿Qué, pues, diremos frente a estas cosas? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?