Sermón: La Luz del Espíritu Santo

 
 
 

Tema:   El Espíritu Santo nos ilumina.



Texto: 1 de Cor 2:11 Pues ¿quién de los hombres conoce las cosas profundas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él?  Así también, nadie ha conocido las cosas profundas de Dios, sino el Espíritu de Dios.



Intro:

La Luz del Espíritu, para labores prácticos.

El Espíritu Santo no solo da fuerzas, como por ejemplo en el caso de sansón, también  

  da sabiduría y conocimientos. ( Como en el caso de los amigos de Daniel).

No solo es fuerza y luz espiritual, pero también puede ser luz para trabajos prácticos.

Ex 31:1-3  Jehová habló a Moisés diciendo:

Ex 31:2 “Mira, yo he llamado por nombre a Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la

tribu de Judá,

Ex 31:3 y lo he llenado del Espíritu de Dios, con sabiduría, entendimiento,

conocimiento y toda habilidad de artesano,

Ex 31:4 para hacer diseños artísticos y para trabajar en oro, plata y bronce;

Ex 31:5 en el tallado de piedras para engastar, en el tallado de madera y para

  realizar toda clase de labor.



1. La Luz del Espíritu sobre la Mesa de los Panes.

Ex 26:35 “Pondrás la mesa fuera del velo, y el candelabro frente a la mesa, en el lado sur del tabernáculo. Y pondrás la mesa en el lado norte.

 Por la Luz que da el Espíritu podemos ver la provisión de Dios.

 Una mesa siempre preparada, en el desierto.


Israel es el Candelabro en el mundo, es como un lindo Candelabro de Oro.

El Espíritu Santo es la llama.

Solo cuando la llama estará puesta en el Candelero, Israel podrá ver la Mesa de provisiones de Dios, por medio de Mesías, Immanuel.

Habrá alimento suficiente para todos los miembros de las tribus de Israel.


Observemos también el siguiente versículo:

Salmo 23:5  Preparas mesa delante de mí en presencia de mis adversarios. Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.

Muchas veces estamos tan dados a cosas propias, que no nos damos cuenta de lo que Dios tiene preparado para nosotros.



2. La Luz del Espíritu sobre la Palabra de Dios.

Da 5:5 En aquella misma hora aparecieron los dedos de una mano de hombre, y escribían delante del candelabro, sobre el yeso de la pared del palacio real. Y el rey veía la mano que escribía.

El rey de Babilonia necesitaba la Luz del Candelabro, para interesarse en la palabra de Dios.

Se necesita la luz del Espíritu Santo para entender la Palabra y exponerla.

Es el Espíritu Santo que nos prepara nuestra comida espiritual.



3. La Luz del Espíritu sobre nosotros y los propósitos de Dios con nosotros.

Para nosotros: Jesús es el Candelero.  La luz del Espíritu se manifiesta por medio de El.

El Maestro dijo: “Yo Soy la luz del mundo”. El Espíritu Santo es como la llama.


1 de Cor 2:11 Pues ¿quién de los hombres conoce las cosas profundas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él?  Así también, nadie ha conocido las cosas profundas de Dios, sino el Espíritu de Dios.

1 de Cor 2:12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu de este mundo, sino el Espíritu que procede de Dios, para que conozcamos las cosas que Dios nos ha dado gratuitamente.

1 de Cor 2:13 De estas cosas estamos hablando, no con las palabras enseñadas por la sabiduría humana, sino con las enseñadas por el Espíritu, interpretando lo espiritual por medios espirituales.



Conclusión.

Amigo: Es el Espíritu Santo que guíe las circunstancias, para que tú comiences a interesarte en La Palabra de Dios.

Ahora Dios invita a todos a acudan a Cristo para que podamos andar de acuerdo con Sus planes y propósitos en nuestra vida.

Como pastor evangélico recomiendo a todos tomar su decisión  para Cristo. ¿Por qué no buscar un lugar tranquilo para orar la siguiente oración?: "Amante Padre Celestial, ahora vengo a Ti. Reconozco que soy un pecador.  Creo que Jesús vino a esta tierra y murió por mi en la Cruz del Calvario, pagando así por mis pecados. Ahora mismo acepto a Jesús como mi Salvador personal. En el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Amén". Dios les bendiga.


 

La Luz del Espíritu Santo